Los toldos y persianas en Valencia son hoy en día unos estupendos recursos para aumentar el confort en casa.

Ya sea para impedir que la luminosidad de un nuevo día te despierte antes de tiempo o para hacer de los balcones un rincón más agradable en los días más calurosos, ¿qué mejor que recurrir a los toldos y persianas en Valencia?

No obstante, ¿sabes cómo eran las cosas en la antigüedad? Lo cierto es que la necesidad de contar con toldos (o similares) viene experimentándose desde hace mucho, mucho tiempo.

Todo parece indicar que el surgimiento de los toldos puede localizarse entre el continente africano y Oriente Medio. Eran unas estructuras elaboradas con pieles (principalmente de ovejas), amplias aunque bastante rudimentarias, a las que se recurría para recubrir los primeros mercados y bazares a objeto de evitar el intenso calor de aquellas latitudes.

Durante la Roma imperial, un toldo comenzó a cobrar especial protagonismo: estamos hablando del “velarium”, una inmensa estructura retráctil elaborada con lino, cuerdas y madera que se desplegaba sobre el Coliseo y que bien recuerda a los modernos estadios de fútbol actuales (salvando las distancias).

El uso del toldo comienza a generalizarse en occidente a partir del siglo XIX: eran toldos muy estéticos y cuidados, con filigranas y puntas de lanza, que se colocaban en las fachadas. Pero quizás el invento clave que terminó de impulsar el uso masivo de los toldos es la invención en Estados Unidos de los toldos proyectables.

Como ves, las necesidades que satisfacen los toldos no han cambiado, pero los toldos sí lo han hecho, perfeccionándose más y más con el paso de los años hasta llegar a hoy, cuando vas a poder adquirir toldos de gran calidad en Valencia en tiendas como la nuestra. Visítanos en Prudencio Mateo Cortinajes Y Servicios, donde además te ofreceremos las persianas más actuales del momento.